La Fuerza de la Costumbre – The Power of Habit

Hoy voy a hacer una de esas cosas que no suelo hacer. ¡Qué emocionante!

Normalmente siempre tengo todo planificado. Las entradas de este blog llevan semanas o meses en mi cabeza antes de salir a la luz. Y hoy me voy a saltar esa costumbre. Hoy voy a lanzar una que entró con fuerza este lunes y que con el lanzamiento de este post quiero que se haga más y más real.

Es cierto que llevo mucho tiempo leyendo sobre como organizar el día para ser lo más productivo y feliz posible. Y también lo es que aunque esta idea pasó por delante de mi muchas veces nunca la cogí con tanta fuerza como esta vez. Seguramente sea porque después de meses y meses probando parece que estoy encontrando el modelo y que el convertir en costumbre lo que siempre quise hacer está a mi alcance.

Foto del mural de mi nave espacial en el que está escrito bien grande The Power of Habit para no olvidarlo

Foto del mural de mi nave espacial en el que está escrito bien grande The Power of Habit para no olvidarlo

La fuerza de la costumbre – The power of habit

Sí chicos, cuando conviertes algo en costumbre deja de suponer un esfuerzo el realizarlo. Me levanto por la mañana voy al baño, me lavo los dientes, abro el grifo de la ducha, … todos los días lo mismo. El actuar todos los días de la misma forma convierte el acto en hábito o costumbre e implica que puedas dedicar tus neuronas a otras cosas. Si te levantas, vas al PC o la televisión piensas me ducho o no me ducho, hago café ahora o después, … Estás perdiendo unas preciosas energías que podrías dedicar a cosas mucho más productivas. Crea hábitos, toma el control.

Y en ese proceso estoy yo. Hoy comparto con todos vosotros el cronograma en el que quiero que se convierta mi día a día. Lo hago usando el formato de uno de los emprendedores y dirigentes a los que más admiro: Benjamin Franklin. Y lo hago para que con vuestra ayuda las acciones incluídas en el cronograma se conviertan en hábitos, en costumbres. Y también porque me encanta ser abierto y porque además está probado que cuando compartes un objetivo con alguien es mucho más probable que lo consigas. Ahí va:

m

Mi día a día en el formato tipo de Benjamin Franklin 1

Realmente mi día a día es tal y como se muestra en ese gráfico pero aún no es hábito y algunas acciones no las hago todos los días:

1) Me levanto 3 o 4 días a la semana a las 6. Lunes y martes siempre, miércoles y jueves son los días que más probabilidades tengo de no levantarme a las 6. Motivo: por lo general acostarme más tarde de las 11 y no dormir lo suficiente.

2) Escribir, estudiar e inventar. No escribo, estudio o invento todos los días y tengo que hacerlo todos los días. Motivo: No todos los días me levanto a las 6 y es en esas primeras horas donde hago estas actividades. Y hay días que esas horas las dedico al trabajo. Solución: cumplir punto 1 y pase lo que pase hasta las 8:00 no tocaré tareas de trabajo.

3) Hacer deporte. Es algo nuevo, no sabía donde cuadrarlo en mi día a día y siguiendo los consejos de Evan Williams decidí encajarlo al mediodía. Evan antes hacía deporte por las mañanas y sentía que perdía una de sus mejores horas para trabajar por lo que pasó a realizarlo al mediodía. Empecé a hacerlo hace un par de meses y me sentó muy bien. El mes pasado dejé de hacerlo. Esta semana empecé con fuerza e hice deporte 3 de 5 días. La semana que viene 4 de 5.. 🙂 🙂 🙂

4) Resolución del día. Aunque de 6:30 a 7:30 de la tarde suelo repasar el día y planificar el día siguiente. No estaba realizando una resolución del día. Preparar este post y repasar las tareas de otros me incitó a hacerlo. Y voy a usar un método mixto de resolución.

Cuantitativo       El método de las estrellitas de los niños. Por cada una de las siguientes tareas que quiero convertir en hábito una estrella: estudio, escribo, invento, me levanto a las 6, hago deporte, realizo la resolución del día.

Cualitativo          5 o 6 palabras que resuman el día.

Empiezo esta semana. Cada día un tweet con los resultados, cada semana revisión y cada mes un post de estado. Me encanta.

The power of habit, así está en mi cabeza aunque en español sería según mi amigo Google La fuerza de la costumbre. Voy a convertir en hábito o costumbre todo aquello que quiero que lo sea. Todo lo que figura en el cronograma y que no está en los puntos 1 a 4 ya es hábito y no requiere que le dedique ni un segundo más. A partir de hoy me centraré en estos otros cuatro puntos y los convertiré en hábito. Sí, porque yo tengo el poder y el control de mi vida. Échame un cable, sígueme en Twitter y si no ves mi tweet de seguimiento diario, pégame un toque. 😉

Nota: El título está tomado de un libro que aún no leí pero con un título tan chulo seguro que leeré algún día.

https://blog.bufferapp.com/the-daily-routines-of-famous-entrepreneurs-and-how-to-design-your-own-master-routine

 

email

5 comentarios de “La Fuerza de la Costumbre – The Power of Habit

    • Buenos día Montse,
      Me alegro de que te haya sido útil, es un proceso largo que está en continua evolución y a la vez muy gratificante. Espero que te funcione y muchas gracias por el ánimo. Un buen ejemplo a seguir es Belle Beth Cooper (http://bellebethcooper.com/) que en sus artículos va comentando como evoluciona su día a día, los elementos de mejora, … todo de una forma muy inspiradora.
      Un abrazo,
      Roi

  1. Lo sospechaba hace tiempo y este post me da la razón!! Tu NO eres humano, tú eres un androide!!

    (por cierto, ¿para cuándo la crítica de Interstellar?)

    • Hola Rosi,
      Está bien la comparación pero no lo soy. Como puedes comprobar llevo unos días sin atender los comentarios del blog. En cuanto a la crítica de Interstellar, estoy escribiendo un post sobre la emoción que me inspiró Interstellar. Sin embargo mi idea de homenaje a Interstellar es otra y formas parte de ella. Está relacionada con una conversación entre dos apasionados de la película en la que hablan de “ciencia, filosofía, amor”, cine, … Ya me dirás como lo ves.
      Un abrazo,
      Roi

  2. Sabes? Fai un tempo lin o pricipiño. Máis ben non lembro as veces que o lin. É corto, fácil de ler e inspirador. Hai un capítulo adicado a importancia de gañar tempo. Non lembro moi ben o tempo que se aforraria tomando unha pildora en vez de beber auga tantas veces ao día, creo que dez minutos. Despois da exposición de motivos interesantes para lograr o objectivo, o principiño dixo algo así: “Si tivera dez minutos para min, utilizariaos para ir paseniño, paseniño cara a unha fonte de auga fresca”
    O importante é vivir, disfrutar de cada momento, como escribiches en algún sitio, ser feliz. O traballo é importante na nosa vida. Debemos disfrutar ao realizalo, mais sobretodo disfrutar das pequenas cousas que forman parte da nosa vida. Sei que o fas. É como tamén comentaches en algún sitio, sempre hai que relativizar. Buscar o positivo de cada acción, de cada situación. E lembra: o pasado é o que somos, o presente o que vivimos, no que actuamos, o futuro está por construir. Disfruta do día a día.
    Unha aperta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *